iPhone X, iPhone 8 y iOS 11, más potencia para la creación de música en movilidad

Se ha vivido una keynote muy emotiva en las nuevas instalaciones de Apple en Cupertino, el impresionante complejo Apple Park imaginado por Steve Jobs, que recibió un sentido homenaje de Tim Cook en el discurso inaugural.

Tras una charla sobre las tiendas Apple y la presentación de los últimos modelos de Apple Watch y Apple TV, llegamos a lo que más nos interesa aquí: la renovación del iPhone, la plataforma móvil que concentra el software más popular para producción musical y los músicos en general.

iPhone X

El protagonismo absoluto fue para el “one more thing”, esa sorpresa final del evento que Jobs convirtió en leyenda. En ella se desveló el iPhone X, que introduce un cambio de rumbo al eliminar el botón Home para dejar espacio a una gran pantalla que se extiende prácticamente hasta los bordes del teléfono. Las funciones del botón quedan sustituidas por gestos con el dedo, y la identificación con huella dactilar deja paso a Face ID, un sistema de reconocimiento facial por luz infrarroja.

En especificaciones, Apple ha tirado la casa por la ventana. La potencia de proceso es mayor que nunca; el iPhone X cuenta con 3 GB de RAM y un chip A11 Bionic de seis núcleos, cuatro para tareas de bajo consumo y dos para las de alto rendimiento —en comparación, el iPhone 7 montaba cuatro núcleos—. Por otra parte, la nueva pantalla Super Retina con tecnología OLED ofrece una diagonal de 5,8″, resolución de 2.436 x 1.125 px y una densidad de 458 puntos por pulgada.

La nutrida lista de características continúa con soporte de grabación de vídeo 4K a 60 FPS, dos cámaras de 12 MP con estabilización óptica dual, hasta 2 horas más de autonomía que en el iPhone 7 y sistema de carga inalámbrica AirPower, entre otras que se escapan a nuestro interés creativo.

¿Y su precio? También, el más “potente” hasta la fecha: 1.159 euros la versión de 64 GB, y 1.329 euros la de 256 GB.

Más información | iPhone X (especificaciones)

iPhone 8

Sí, parece mentira, pero hoy también se presentó el sucesor directo del iPhone 7. Lo que en condiciones normales sería el nuevo tope de gama quedó como el acompañante de honor del iPhone X, aunque cuidado: monta el mismo chip A11 Bionic, y por ello, ofrece potencia similar a menor precio.  Incluye también carga inalámbrica y cámaras duales de 12 MP en el modelo Plus.

Por lo demás, el iPhone 8 mantiene el mismo diseño del iPhone 7 —ligeramente más grueso—, conserva el botón Home y Touch ID, y se presenta en las dos versiones acostumbradas: la estándar de 4,7″ (a partir de 809 euros) y la Plus de 5,5″ (desde 919 euros), ambas con opción de 64 o 256 GB.

Más información | iPhone 8 (especificaciones)

Los otros iPhone

Como es habitual, los modelos anteriores siguen a la venta a precios más bajos, convirtiéndose en una opción muy interesante para los que no quieren hipotecarse con lo último del mercado. El iPhone 7 parte ahora de 639 euros, y el iPhone 6S, desde 529. Ambos son smartphones muy capaces para tareas musicales complejas. También está el iPhone SE, más pequeño, a partir de 419 euros.

iOS 11

No se puede negar que esta potencia y tecnología está presente, en mayor o menor medida, en otros smartphones. Lo que diferencia a Apple como plataforma móvil para los músicos es la combinación con el sistema operativo iOS, cuyas capacidades de audio crecen en cada nueva versión —mientras Android sigue sin ganar inercia entre los desarrolladores de software musical—. iOS 11, disponible el 19 de septiembre, sube la apuesta una vez más.

Las mejoras que más vamos a notar en la práctica cotidiana se refieren a la interfaz de usuario. Ya no es necesario pulsar dos veces el botón Home para desplegar las apps activas y cambiar de una a otra: deslizando el dedo desde el inferior de la pantalla hacia arriba descubriremos la TaskBar, desde la que podremos lanzar apps o arrastrarlas encima de la aplicación activa para trabajar en pantalla dividida —imaginaos tener un sintetizador abierto y soltarle encima una app para monitorizar los mensajes MIDI, por ejemplo—. El Control Center también sufre una profunda remodelación, con un aspecto mucho más modular y personalizable.

La app Files cambia por completo la forma de gestionar archivos en iOS. Nos permite navegar por nuestros archivos en la nube (no sólo iCloud) y las localizaciones de ficheros dentro iOS. También podremos arrastrar y soltar archivos entre aplicaciones, una funcionalidad que siempre se ha echado en falta.

Tampoco faltan refinamientos técnicos. Hasta ahora, cuando cargábamos un plugin Audio Unit en una aplicación host, esta aplicación decidía cómo mostrar la interfaz gráfica del plugin. En la práctica, esto suponía la utilización de una interfaz genérica y de tamaño fijo. Pero ahora, las aplicaciones host ofrecerán diversas visualizaciones y tamaños al plugin, que escogerá las que más le convengan, decidiendo el host finalmente la más apropiada entre ellas.

Inter-Device Audio Mode + MIDI (IDAM) es una funcionalidad que nos permite conectar nuestro dispositivo iOS a un ordenador macOS con un cable Lightning a USB, habilitando comunicación de audio de 2 canales a 48 kHz entre el iPhone/iPad y el Mac. Pues bien, IDAM es ahora Class Compliant con audio y MIDI, de modo que nuestro dispositivo iOS pasa a ser un dispositivo Class Compliant USB MIDI como host, receptor o ambos. Contaremos así con 16 canales MIDI entre MacOS y iOS. Además, nuestro dispositivo iOS aparecerá como una entrada y salida MIDI en nuestro DAW. Habrá que ver, por ejemplo, si esto nos permitiría usar ciertas apps de iOS como superficies de control en el Mac.

Por último, los plugins AU ahora también podrán emitir MIDI, y sincronizado a la salida de audio. Las aplicaciones host podrán grabar y editar tanto el MIDI como el audio que reciban desde el plugin.

Más información |  iOS 11

El nuevo iphone 8- precio iphone 8 – iphone x imagenes – iphone 8 caracteristicas – iphone x especificaciones – ios 11 caracteristicas- nuevo iphone septiembre 2017- iphone 2017 – iphone nuevo

Fuente: Hispasonic

Suscríbete a SoloParaDJs.com